Humoranga treintañera y antipandémica (+ Galería Fotos)

Si Remedios tiene sus parrandas y Bejucal las charangas, San Antonio tendrá la humoranga.

Con esta idea surgió, el 17 de marzo de 1990, la celebración del Primer Salón Nacional de Humorismo y Sátira, núcleo de la Humoranga Ariguanabense, significativa fiesta que alterna con la Bienal.

La edición de este 2020 está dedicada al creador del personaje Elpidio Valdés, Juan Padrón, y a Rolando González Reyes (Roland), fundador de la publicación humorística Melaíto.

Porque el humor gráfico ha dejado sus huellas en la cultura cubana y coincidiendo con la celebración del 20 de octubre, fecha en que se viste de gala todo el arte del país; llega la Humoranga, luego de varios meses de aplazamiento, debido a la COVID-19 que ha cambiado el rumbo de todo.

Importante momento fue el homenaje a los fundadores de este certamen creativo, justo a 30 años de aquella primera edición que marcó el inicio de muchos sueños. Entre ellos Carlos Rey Romero, Erquidio Rodríguez y Mari Elena Arango.

“Recibimos 131 obras de 29 autores de las provincias de La Habana, Artemisa, Mayabeque, Villa Clara, Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo. El jurado eligió 94 trabajos y estuvieron en competencia 26 creadores. Excepto el humor volumétrico, todos los géneros están representados. Son el humor general y la sátira política los que descuellan, mientras la caricatura personal es el de menor presencia, datos que nos sobrecoge, teniendo en cuenta que en los salones anteriores el comportamiento era diferente”, explicó Isel Chacón Díaz, directora del Museo del Humor.

Agregó que se abordaron diversas temáticas entre los que prevalecen la tecnología, el medio ambiente, el bloqueo a Cuba, la cruel política de Donald Trump. Se le añade además el Coronavirus, tema que no tuvo mayor presencia debido al límite en la fecha de admisión. La técnica de mayor presencia fue la impresión digital con propuestas interesantes desde el punto de vista formal y según los nuevos tiempos y maneras de crear.

Premios al humor y la creatividad

El artesano Armando Acosta (Mandy) entregó el Premio del Proyecto Barro sin Berro a una de las obras en las que concursó José Ángel Jiménez Hernández (JJ) y el Premio Museo del Humor fue para la Historieta Dólmenes y menhires, de Humberto Lázaro (Laz) Miranda Ramírez.

Los Premios del XVI Salón Nacional de Humorismo y Sátira fueron los siguientes. En Caricatura Personal, la obra de Annie Garcés, de Humberto Lázaro Miranda Ramírez.Sátira Política para la obra ¿¡Embargo!?, de José Luis López Palasios, Premio también al Conjunto de la Obra y en la temática de Violencia contra la mujer.También la pieza Pintura Fresca de su autoría, resultó ganadora en el apartado de Humor General. En el apartado de Fotografía, Carlos Merino Valdés se alzó con el premio por la obra Tríos. En HistorietaManzana de Amor, de Ricardo Reyes Ramos resultó premiada. Además fueron entregadas varias menciones en cada categoría.

Ismael Cruz Parada y Norberto Rodríguez Barallobre resultaron ganadores del XII Concurso Nacional de Literatura Humorística Juan Ángel Cardi. El primero por el cuento “El funeral” y el segundo por la décima “Tecnología de punta o autobiografía”. El artemiseño Reinier del Pino Cejas se alzó con menciones en ambas categoría por las obras “Incidencia” (Cuento)y “Diosdado y el Coronavirus” (Décima).

Homenajes y exposiciones

Las obras de la Humoranga estarán expuestas hasta el 20 de febrero de 2021. Quienes visiten por estos días el Museo del Humor podrán encontrarse además con varias exposiciones colaterales.

Con el homenaje a dos grandes del gremio caricatural cubano está la muestra Blanco y Ñico, dedicadas a Francisco Blanco Ávila (Blanco), el cual arriba a los 90 años en el próximo mes de noviembre y Antonio Mariño Souto (Ñico) quien cumplió en septiembre sus 85.

Un Lema con Nasobuco es el título de la exposición que permanecerá durante varios meses en la galería exterior del Museo. Es la primera expo personal del artista Ismael Lema Águila donde plasma en más de sesenta dibujos la historia de la COVID-19 en Cuba.

¿Recuerda las pinturas de las Criollitas de Wilson? Pues a este creador, Luis Felipe Wilson Valera, se dedica también un espacio en las salas del Templo de la Risa. Wilson: criollitas y algo más brinda una muestra de su importante quehacer.

El joven ariguanabense Dariel Uranga Rodríguez, estudiante de Historia del Arte en la Universidad de La Habana, participa como curador en la muestra dedicada a uno de los grandes artistas del Ariguanabo. Bajo el título: Ángel Boligán: ayer y hoy, diferentes obras con sentido humor criollo, recorren los inicios del artista.

En el contexto de esta celebración la Dirección Provincial de Cultura en Artemisa reconoció el empeño y dedicación de Isel Chacón y el colectivo por su labor en la preparación de esta festividad, así como el la divulgación del patrimonio caricatural y cultural.

 

Del autor:

Adián Acevedo González

Periodista y Jefe de Redacción de la Emisora Radio Ariguanabo