Expresión de crecimiento espiritual y resistencia (+ Video)

En Bayamo diez días después del alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes, se entonó por primera vez un canto de combate con versos ardientes de Perucho Figueredo.

Luego sería reconocido como Himno Nacional. Teniendo en cuenta el alcance histórico del acontecimiento, en 1980 se decretó el 20 de octubre como Día de la Cultura Cubana. Y estará de acuerdo conmigo en que  fue un himno que sintetizó la rebeldía y ansias de libertad de un pueblo, de una nación que definía su identidad afianzada en sus raíces mestizas. Cultura que fue  y es, desde entonces, expresión de crecimiento espiritual y resistencia.

La cultura es responsabilidad compartida, es libertad y motor de desarrollo de la sociedad, y tenemos el sueño irrenunciable de un pueblo cada vez más culto y sensible. Eso exige trabajo duro, con racionalidad e inteligencia en el sistema institucional y en la propia comunidad, para aprovechar mejor los recursos que el bloqueo nos sigue escamoteando y perjudica también al desarrollo de nuestra cultura. Esa que debemos defender porque nos fortalece y hace mejores, mientras más se aferre a las raíces, a la memoria.

El concepto de cultura incluye la creación artístico-literaria. Abarca, además, el extenso e impalpable territorio de la espiritualidad humana, con las tradiciones, costumbres, valores y una memoria transmitida por las vías formales implementadas por el sistema de educación y aquella otra que se construye a través de la comunicación oral y constituye nutriente esencial de los sueños y de las expectativas de vida.

Más, la cultura cubana se eterniza, porque precisamente se eternizó desde sus inicios como una cultura de resistencia ante todas las influencias extranjeras  que intentaron desalojarla de su ámbito propio. Cuando se  fundó en el areíto indígena, en el sombrero y el bastón del Benny, en la incomparable voz de Omara Portuondo, en las piruetas y los demi plie de Alicia y en el toque de a degüello de Elpidio Valdés junto a su creador Juan padrón.

Del autor: