Preservar con inteligencia

Más de un susto hemos recibido ya en lo que va de año con el tema de las tormentas tropicales que se acercan y nos amenazan con arrancarnos un pedazo de nuestras casas, cultivos y algo más con su paso por el territorio nacional.Desde el pasado primero de julio y hasta el próximo treinta de noviembre mantenernos  preparados y alertas de manera constante es una de las premisas de la defensa civil y de cada ciudadano en el país, como única vía para reducir riesgos y vulnerabilidades durante esta temporada ciclónica que vivimos.

Por nuestra posición geográfica sabemos que somos blanco perfecto para muchas de las tormentas tropicales y huracanes que se forman o desplazan por el mar Caribe, por ello desde el triunfo de la revolución cubana en 1959, preservar los bienes del pueblo y la vida de todos los ciudadanos es una tarea de primer orden cuando llegan los meses de julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre.

Creo que si hablamos de preparación para enfrentar estos fenómenos naturales que no se pueden frenar, debemos recordar a nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Fidel nos enseñó a combatir con la inteligencia a los huracanes, a sobrevivir ante su presencia, recuerdo que cuando una tormenta tropical o un huracán se avecinaba a nuestras tierras Fidel estaba siempre en la primera línea de combate, organizando todo el proceso de evacuación de bienes y vidas humanas. Estaba allí junto al ojo de la tormenta, desafiando las rachas de viento y el agua.

Considero que gracias a Fidel comprendimos la importancia de trazarnos estrategias ante la presencia de este tipo de eventos meteorológicos y comprendimos también que cuando un pueblo se organiza y se une no hay Flora, Charly, Laura o Delta que lo derribe.

Del autor: