Septiembre en la memoria de los ariguanabenses

Por: M.Sc. Alejandro Batista Martínez.- El 22 de septiembre de 1794 se concedió a Gabriel María de Cárdenas de Monte Hermoso, por Real Cédula,  la condición de fundador y primer poblador de San Antonio de los Baños. El hecho suscitó las quejas de vecinos de Santiago de las Vegas que consideraban injusto el nombramiento pues los primeros pobladores del Ariguanabo procedían de la Villa colindante. No obstante, don Luis de las Casas y Aragorri, Capitán General de la Isla, cumplió a cabalidad con la decisión de su Majestad.

En sesión del Ayuntamiento de San Antonio de los Baños, del 30 de septiembre de 1816, se acordó la creación de la primera escuela de la Villa y el nombramiento del Licenciado Martín de Mueses para ejercer la abogacía en la comarca. El 9 de septiembre de 1831 concluyó la construcción del puente sobre la actual calle 39, antes nombrada calle San Miguel y luego Máximo Gómez. Dicho puente era gemelo del construido anteriormente sobre la Calle Real.

En ese mismo año, el día 15 de este mes, fue aumentado a cinco el número de regidores de la Villa, a propuesta de Antonio María de Cárdenas, Marqués de Montehermoso. A raíz de esta facultad quedó investido como Regidor Alcalde Mayor del Ayuntamiento don Ramón González, que ostentaría el cargo de por vida.

Cinco años después, el 3 de septiembre de 1836,  falleció Antonio María de Cárdenas y Santa Cruz, Marqués de Montehermoso. Por tal motivo el Ayuntamiento acordó celebrar solemnes honras fúnebres en sufragio de su alma.

El 2 de septiembre de 1870, bajo la presidencia del Teniente Gobernador Rafael de Gerona, se reunieron veintiún vecinos de la Villa para fundar el Casino Español. En la sesión celebrada el 22 de septiembre del propio año se acordó construirle un teatro.

En el noveno mes del año 1915 la muerte rondó los campos del Ariguanabo. A las nueve de la noche del 3 de septiembre, la señora Eduviges Montes de Oca de Valiente arrebató la vida al campesino Luis Farradá González. Con un disparo al pecho del joven agricultor, la señora salvó su honor o al menos eso se dijo.

Después de su ingreso en la cárcel municipal, las autoridades que tuvieron a su cargo el caso, la absolvieron en el juicio oral. También en septiembre pero de 1919, la parca se llevó de entre nosotros al Capitán del Ejército Libertador y director de escuela, José María Navarrete Oliva. Y si de muertes se trata recordemos que el 30 de septiembre de 1930, cayó en combate el joven ariguanabense Rafael Trejo González.

Del autor: