Representó sin dudas, una victoria

Se luchó,  y la ciudad quedó en manos de los revolucionarios por espacio de 24 horas.

El plan de acción acordaba la toma de Cayo Loco, importante base naval del distrito sur. Tomada la base, se dio paso a los jefes de las acciones y a los milicianos del 26 de julio, que permanecieron acuartelados, y acudieron a buscar las armas ocupadas, parte de las cuales se entregaron al pueblo. Se tomaron además las estaciones de la Policía Marítima y la Nacional

Posteriormente Batista lanzó sobre Cienfuegos a sus tropas que ametrallaron y bombardearon indiscriminadamente los barrios, y causaron decenas de muertos, heridos y mutilados entre la población.

Entre los valientes que perdieron la vida, estuvo el  Capitán del Puerto de Cienfuegos Alejandro  González Brito, que fue hecho prisionero y  trasladado a La Habana donde lo torturaron y asesinaron  las sangrientas bandas de Laurent y Ventura.

Aunque en lo interno esta acción resultó un revés para el movimiento 26 de Julio  en Cienfuegos, el hecho de que, durante horas fue un territorio libre, el primero de la Revolución representó sin dudas: una victoria.

Del autor:

Janet Pérez Rodríguez

Máster en Ciencias de la Educación. Redactora y reportera de prensa de la emisora Radio Ariguanabo de San Antonio de los Baños