Cuba en la Copa de Oro

Hace unos días un amigo me sorprende en la calle bajo el poderoso sol de estos meses de verano, y me dice que se siente muy decepcionado con el resultado de nuestra selección cubana el pasado sábado 15 de junio en el debut de la Copa de Oro 2019 ante el seleccionado nada mas y nada menos que de México, con marcador de 7 goles x 0 favorable al tricolor.
En ese momento la verdad que el calor no me permitió darle una repuesta adecuada, pero la verdad, es que ese partido merece un profundo análisis. Primero, señalar que esta es la competición de mayor nivel a la que asisten nuestros muchachos, donde se ven las caras con combinados bastante fuertes como es el caso de México.
No se puede negar que el fútbol en Cuba tiene un nivel diferente al de hace una década, y que hay muchos jóvenes con talento, como mismo hay muchos otros fuera de Cuba que si bien hubieran estado sobre la cancha de Rose Bowl, la historia hoy fuera diferente, este es un aspecto que se viene señalando hace varios años, la inclusión de los jugadores que militan en ligas extranjeras y no abandonaron el país de manera ilegal, futbolistas que militan en torneos en EE.UU, México, Panamá, Costa Rica y algunos hasta en el futbol de primer nivel europeo, sin duda, un refuerzo importante que quizás para próximos eventos tengamos.
Destacar el esfuerzo de nuestros representantes del balompié para clasificarse a la lid, no se puede negar las condiciones existentes en Cuba para la práctica este deporte, como tampoco se puede obviar el trabajo del Inder y los comisionados para resolver los problemas, a cualquier equipo le anotan 7 goles, sin ir más lejos a Brasil, en el mundial de 2014, en su propia casa y ante Alemania, pero se tiene que entrenar para que estos resultados no se den, los once cubanos se encontraron en Pasadena, California a mas de 60 mil aficionados que apoyaban a los mexicanos y esto es un factor psicológico que afecta y mucho.
En mi criterio hay que ir a la raíz del problema para criticar eventos como estos. Cuba no tiene tradición futbolística y los mexicanos son una potencia en la región. Muestra de ello es la derrota que le propinaron a Alemania en el mundial de Rusia 2018, pero no es justificación. Tenemos que trabajar para elevar nuestra condición en el territorio, no solo desde el punto de vista deportivo, sino también en lo que involucra a las autoridades de nuestro país, de que hay talento hay, solo falta pulir las adversidades y hacer de este 7 a 0 una prueba más en nuestro recorrido hacia la gloria.

Del autor: