El dulce sabor de la constancia

San Antonio de los Baños, Artemisa, Cuba.- Por su amplia gama de propiedades y el exquisito sabor al paladar, la fresa es una de las frutas de mayor consumo a nivel mundial. En el municipio de San Antonio de los Baños la tradición de cosecharla se extiende entre generaciones y ello ha permitido aportar significativos resultados a la economía del país, a la vez que incide en la sustitución de importaciones.

Yasmany Rodríguez Musibay, productor en la CCS Vicente Pérez Noa
Yasmany Rodríguez Musibay, productor en la CCS Vicente Pérez Noa

En la finca La Palma, perteneciente a la CCS Vicente Pérez Noa, el joven productor Yasmany Rodríguez Musibay incursiona en la siembra del fruto desde hace cuatro años, y según refiere se trata de un oficio de empeño. Dos líneas de trabajo contribuyen a la calidad final del producto; una la conforman cerca de ocho trabajadores en el campo, donde tiene lugar el proceso más importante pues allí dan seguimiento a la evolución de la fresa, aplican los fertilizantes y garantizan los horarios adecuados para el regadío y control de plagas. El otro grupo tiene a cargo –luego de la cosecha- la selección y la elaboración de derivados para su posterior comercialización, de acuerdo a los contratos establecidos por la Empresa Agropecuaria del territorio.

Refiriéndose a la preparación que requiere el productor sobre dichas plantaciones, Rodríguez Musibay enfatiza en acciones puntuales durante todo el año, dígase la selección de la postura, el cultivo y las atenciones culturales que comprenden el ciclo de deshije mensual, la poda sanitaria con igual frecuencia y el escarde manual para la limpia de malezas, sin utilizar herbicidas.

“El conocimiento mayor a mi parecer, está en el trabajo diario y los retos que la fruta exige. Hay que buscar información para conocer cómo se produce en otros lugares, pero también está el reto de ir tras las vías de incrementar los índices, fundamentalmente de septiembre a octubre, ciclo que comprende la siembra”, añadió.

En lo que va de temporada, los resultados de la finca ariguanabense no han sido los esperados; factores como las condiciones climatológicas, las plagas y los insumos, atentan contra un acertado despliegue productivo, sin embargo, garantizan la presencia del fruto en el sector del turismo, además de la venta a la población en ferias dominicales.

Dentro de las proyecciones a corto plazo destaca la sustitución de importaciones a partir de un convenio que se pretende establecer con la Empresa Cítricos Caribe. “Ello, como se conoce, demanda mayor calidad, indicador que solo puede lograrse si se resuelven los pedidos de insumos en función de mantener la producción y aumentar las escalas de siembra”, concluyó.

Del autor: