Vínculos académicos sin fronteras

Estudiantes de EE.UU. visitan Universidad de La Habana. Foto Tomada de Internet.Estudiantes de EE.UU. visitan Universidad de La Habana. Foto Tomada de Internet. Después de que los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos restablecieran las relaciones, las universidades de ambos países aprovechaban el levantamiento de algunas políticas, restricciones y males heredados para generar vínculos académicos. Desde ese entonces, comenzaron a aparecer varios acuerdos entre casas de altos estudios, -que todavía se mantienen, en las que se incentivan importantes intercambios culturales de estudiantes y profesores.

Siguiendo la máxima martiana de que la universidad es “seno moral que cría, a lecha fresca, hombres felices”, se han dado grandes pasos fundamentalmente en la colaboración, tan necesarios para la sociedad presente y futura. Los lazos ultraderechistas, colonialistas y títeres que han caracterizado al gobierno americano, parecen no atarse en el ámbito educativo, aunque aún persisten barreras burocráticas nada ajenas a la realidad.

El conocimiento debe traspasar las fronteras, cualquier presidencia o incluso sistema. Los hombres tienen la obligación de convertirse en seres cultos como única manera de ser libres y es por tales motivos que en cuestiones afines al desarrollo de la educación no son necesarias absurdas políticas que separan, cuando urge unirse –sin entrometerse en asuntos personales.

En entrevista concedida al sitio web de un medio de prensa internacional, Mauro Guillén, director del Instituto Lauder de Estudios de Gerencia e Internacionales de la Universidad de Pennsylvania, dijo que "Cuba probablemente tiene los patrones educativos más elevados de toda Latinoamérica. El nivel educativo de la población general es relativamente alto y sería maravilloso atraer a grandes contingentes de esos estudiantes a Estados Unidos". Palabras de un representante universitario americano que sí apuestan por estrechar vínculos y contribuir a la creación de “seres sabios” en todos los sentidos.

Aquí, en la Mayor de las Antillas los municipios cuentan con un Centro Universitario (CUM) el cual revierte sus acciones en la agricultura, el contexto social, la economía y la propia educación. Ellos son fuente de conocimiento que se proyectan además para cuidar la biodiversidad, ampliar las fuentes de energía renovable, cuidar la salud de los ciudadanos, mejorar el hábitat y construir viviendas capaces de enfrentar huracanes y otros desastres, formar maestros, mejorar la gestión de los gobiernos, ampliar la participación ciudadana, mejorar las estrategias locales de desarrollo, elaborar proyectos para captar recursos, etc. ¿Entonces? si desde los municipios funciona así, imagine cuántas bondades ofrecen las universidades cubanas, nada ajenas a lo que se realiza en el resto del mundo.

Somos un país que no crea cercos, mucho menos si se trata de sabiduría, pero es la propia inteligencia que nos caracteriza, la que detiene injustas posiciones, nada fuertes, si de vínculos entre las universidades incumbe. La reciprocidad de saberes no es sinónimo de politizar cualquier tipo de relación, mucho menos abandonar los ideales que de pequeño se enseñan precisamente en los centros educacionales del país.

Nuevos tiempos suponen abrir puertas para demostrar quiénes somos y hacia dónde vamos. Sin embargo, la Casa Blanca de Washington y sus aliados intentan opacar la virtud de la educación cubana, mientras sus propios alumnos y profesores -verdaderos analistas de la situación- exigen un cambio repentino para seguir cosechando sensatez.


Escribir un comentario

Ariguanabo Online

BANER-230X350

Twitter

Canal RSS

En otros idiomas

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Blogs

Del Municipio

Culturales

Deportivas

Provinciales