En el verano.... cuidado en la vía

Durante los meses de julio y agosto, como es conocido, el tránsito de personas desde y hacia los centros recreativos, playas u otros lugares, se incrementa significativamente. Es el momento para el esparcimiento, la diversión y el disfrute junto a familiares y amigos.

 

También durante el verano aumenta el flujo de información relacionada con temas cruciales como la protección de la salud mediante la higiene de los alimentos, la exposición solar en áreas de baño, el incremento de enfermedades de trasmisión sexual, el consumo de drogas y por supuesto, la seguridad en la vía.

Respecto a este último tema, muchas personas hacen caso omiso, puesto que existe poca percepción del riesgo. Los accidentes del tránsito y su secuela de víctimas y lesionados se ha convertido en un problema que provoca el aumento constante de la mortalidad de la población en general y particularmente de niños y niñas, adolescentes y jóvenes, constituyendo la causa fundamental de muerte en el grupo de 1 a 19 años.

 

En la Convención de los Derechos del Niño se destaca que es necesario “Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes; tengan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos.”

 

Realmente la prevención de los accidentes requiere de control, cuando se maneja un vehículo o cuando se transita por la vía. De igual manera se manifiesta al utilizar el casco de protección, respetar las señales del tránsito, moderar la velocidad, no adelantar de manera innecesaria la circulación vehicular y un elemento más que dicho evitar de todas, todas, el consumo de bebidas alcohólicas.

 

Más que cuestión de control es de responsabilidad. Aquí juega un papel fundamental la familia, sobre todo en este período cuando las instituciones educativas ya cerraron sus funciones, aunque quedan las lecciones aprendidas en las clases y en los diversos círculos de interés que existen al respecto.

 

Soy del criterio que la vida es el más preciado tesoro de todo ser humano. Sin embargo, hay quienes pretenden olvidar ese precepto, sobre todo cuando van tras un timón o sencillamente transitan por la vía. Conductas irresponsables parecen nublar el entendimiento, y la consecuencia final es casi siempre un lamentable accidente. Mejor evitarlos.


Ariguanabo Online

Otros Comentarios

Del Municipio

Culturales

Deportivas

Provinciales