Goticas de vida…

Inexplicable es la satisfacción que se apodera del alma cuando tenemos la oportunidad de ver a personas –sin intereses de por medio- regalando vida, al donar sangre.

Son precisamente estas personas a quienes se les dedica el Día Mundial del Donante de Sangre luego de que la Asamblea Mundial de la Salud, máximo órgano de decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así lo estipulara.

Lo que para muchos puede parecer algo “complicado o riesgoso”, para otros es la mejor manera de retribuir la existencia. Se trata de una voluntad humana que surge de la solidaridad y el altruismo, y sin querer ir a los excesos “debe ser imitada por todos.”

Al donar, una de las preguntas más frecuentes que realizan sus protagonistas está relacionada con la válida curiosidad sobre esa persona a la que, aun sin conocer, le regalamos nuevos amaneceres. ¿Quién será? ¿Cuáles serán las circunstancias? ¿Lo pude salvar? Millones de interrogantes surgen mientras aprietan fuerte su mano y ven correr “de rojo” goticas de vida.

En Cuba, el Programa de Sangre es un logro del Sistema de Salud Pública. Dentro de sus funciones sobresalen las de garantizar la autosuficiencia de sangre con máxima calidad y seguridad para el tratamiento de enfermedades; promover el desarrollo integral sobre bases éticas acordes a nuestros principios socialistas e impulsar el avance tecnológico y científico-técnico en uso.

Organizaciones como los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), al igual que los centros laborales y educativos, promueven acciones dirigidas a sensibilizar a sus miembros en esta cuestión. Cada día incrementa el número de donantes que se unen a la noble causa, de valiosa utilidad, para la elaboración de medicamentos y reactivos.

La embarazada, el paciente que recibe tratamiento de hemodiálisis, la víctima de un accidente o el familiar más allegado pueden ser parte de esta historia. Si en nuestro interior se encuentra la chispa que nos incita a contribuir al bien de los demás. ¡Únete! Una gota de sangre puede convertirse en muchos días de vida y quienes la reciban estarán siempre agradecidos de ese amigo desconocido, que no lo pensó dos veces para salvarlo.

Donar sangre es un acto de generosidad que a lo largo de los años ha demostrado su efectividad y aporte a la medicina general, incluso a la transfusional. Los adelantos y la elaboración de otros componentes derivados de este líquido son avances que garantizan los servicios en instituciones hospitalarias del país; de ello depende la excelencia de la salud pública, además de su reconocimiento a nivel internacional.

Culmino y lo hago con agradecimientos dedicados a hombres y mujeres que, en medio de las circunstancias y las limitaciones provocadas por un bloqueo injusto o los tabúes, no dudan en dibujar “de rojo” una sonrisa en el rostro del prójimo.


Escribir un comentario

Ariguanabo Online

Canal RSS

Otros Comentarios

Del Municipio

Culturales

Deportivas

Provinciales