Entre sueño y pasión

La selección cubana celebra el pase al Mundial de Voleibol. Foto: Tomada de internetLa selección cubana celebra el pase al Mundial de Voleibol. Foto: Tomada de internetEntre sueño y pasión transitó la tarde del domingo. Otra vez el deporte era testigo de una hazaña. Era difícil, pero no imposible, tampoco incierto. Saques, remates y bloqueos, ganaban protagonismo. Nervios, deseos y pasión brotaron en la cancha de la Sala Polivalente 19 de Noviembre de Pinar del Río. Cuba y Puerto Rico discutían el boleto mundialista de NORCECA.

Allí estaba la selección nacional de voleibol masculino. Estaba en busca de su pase al Mundial de la disciplina el próximo año. El rival, difícil y de gran nivel. Puerto Rico tenía las de ganar y era el favorito. Solo un milagro podría convertir el sueño cubano en realidad y la quimera en gloria.

Entre sueño y pasión se jugaba en cancha. Cada servicio, bloqueo y remate llevaban amor y deseos. En la nueva generación del voleibol cubano ardía la sangre en busca del punto más anhelado. Cuba tenía que ganar el partido final por tres set a cero. De lo contrario, terminaba el sueño de estar en el Mundial.

‘’¡Bola que sube, bola que baja!’’; diría el maestro René Navarro en su narración, de haber sido el protagonista de tanta emoción. Cuba ganó los dos primeros sets con parciales de (25-21) y (25-22). El tercero no quería terminar. Boricuas y cubanos no cedían espacio. Los dos querían el punto que definiera el set. Cuba obligada a ganar. Puerto Rico por salvar la honra y no ser barrido. Gutiérrez con el servicio. Un punto necesitaba Cuba y estaría en el Mundial. 29 a 28 el marcador parcial del tercer set. Cuba en posesión del esférico. Balón en alto, en suspensión sirve Gutiérrez. Balón raso a la net y pica en territorio de nadie. ¡Punto treinta para Cuba y clasificación al Mundial! ¡Cuba, Cuba, Cuba! Lágrimas, gritos, saltos de júbilo, fotos, entrevistas…

Vuelve Cuba a colarse en un Mundial de Voleibol. ¡Gracias muchachos! Ustedes pasan a la historia y hacen la suya propia. Gutiérrez, Melgarejo y compañía, nos regalaron el pasado glorioso del voleibol criollo. En cada acción sobre la cancha estaban Joel Despaigne, Raúl Diago y Nicolás Vives. Estaba también el bronce olímpico y el título de la Copa del Mundo en 1989.

Tarde de lujo. Tarde para guardar. ¡Gracias otra vez! Entre sueño y pasión resucita el volly masculino cubano. Vendrán nuevos episodios. Volverán otras emociones entre aplausos y remates. Yo estaré para la crónica que está por escribirse. Hoy les dejo esta de regalo. La merecen campeones, la merecen.


Escribir un comentario

Canal RSS

Del Municipio

Culturales

Deportivas

Provinciales