Prevenir al mosquito es mejor que combatirlo

Los hogares son el lugar más propenso para la reproducción del mosquito Aedes Aegypti; por tal motivo, adoptar medidas que eviten su propagación es una tarea de toda la familia.

Luego del descubrimiento de este vector por el científico cubano Carlos J. Finlay, muchas oportunidades le fueron concebidas a la ciencia de nuestro país en materia de mosquitos transmisores de enfermedades. El Zika, el Dengue y el Chikungunya son las más comunes por estos días, sin embargo se necesita insistir más en la percepción del riesgo y nosotros, los humanos, somos el blanco perfecto para su picadura.

Desde el triunfo de la Revolución, la Campaña Antivectorial contribuye a minimizar sus consecuencias a través de un grupo de acciones como la fumigación, el tratamiento con abate y la destrucción de depósitos no útiles. A ello también se suman las altas cifras monetarias que invierte el Ministerio de Salud Pública cada año para adquirir recursos que permitan combatir su proliferación; pero un factor llamado “hombre” en ocasiones obvia cuán imprescindible es su aporte al control antivectorial.

A pesar de que existe una campaña y operarios que trabajan sin descanso tras el paso de este enemigo, los ciudadanos tenemos la obligación de ayudar desde las viviendas y aplicar las medidas que ya conocemos, además de cooperar durante su visita y cumplir con las indicaciones.

El mosquito no pica una vez; le basta un hogar, un barrio y hasta un municipio para causar serias complicaciones a la vida humana. Seamos responsables y recordemos que -prevenir al mosquito es mejor que combatirlo-.


Escribir un comentario

Canal RSS

Otros Comentarios

Del Municipio

Culturales

Deportivas

Provinciales